Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Kardashian y más vips que padecen ‘overshare’: comparten todo en redes

overshareTon Vilanova

Mientras que en el Diccionario de la RAE este año entraron –por fin- términos de uso común como papichulo, botellón o aminovio, los británicos prefieren aceptar palabras más ligadas a las redes sociales, el gran caldo de cultivo del lenguaje moderno. Por eso este año, los principales diccionarios del inglés han aceptado el palabro ‘overshare’, es decir, la persona que revela una cantidad inadecuada de detalles de su vida privada en las redes sociales, ¿os suena? Vamos a ponerle cara a este adjetivo tan peculiar.

La gran artista del ‘overshare’ es Kim Kardashian (@kimkardashian). Memorable la frase que le dice su madre en el divertidísmo reality: “Kim, deja de hacerte selfies, que tu hermana va a entrar en la cárcel”. La señora West es excesiva en todas las facetas de su vida y cuando pilla un smartphone con cámara se saca de todas las posturas imaginables y con las indumentarias más inverosímiles. Por supuesto, su hija North no se queda corta y ya es el bebé con mayor número de fotos en las redes sociales del mundo. Hasta probándose un traje para Halloween…. Kim, ¡córtate un pelo!
overshare

Y es que ser ‘overshare’ no es precisamente un piropo, o al menos así lo explica David Swarbrick, director editorial del diccionario Chambers: “Es una palabra sutil pero devastadora. Ganó como término del año porque es mucho más relevante que los otros conceptos que se consideraron”, entre los que estaban photbomb, digital native, hispter o bashtag (que se refiere al hecho de utilizar un hashtag únicamente para comentarios críticos o abusivos y que, a este paso, puede ser la palabra del 2015).
overshare
Está claro que ‘overshare’ gana por goleada por la intensidad de las celebrities . Ver a mitos como Madonna (@madonna) por los suelos, sin maquillar, en el baño de casa o haciendo fotos a sus hijos como una señora más hace que muchos de sus fans la desmitifiquen y pierda ese halo de estrella que hasta ahora tenía.
Otra que tal baila es Lena Dunham (@lenadunham), la creadora de ‘Girls’. Recién levantada y con los pelos a lo loco (y verdes), Lena ha establecido hasta un teoría de por qué las mujeres comparten más su vida que los hombres: “Cuando es un hombre el que alardea de sus experiencias, se le considera un valiente, pero cuando es una mujer, la gente se asusta alegando que está dando ‘demasiada información’ ¿Qué es demasiada información? Tengo la sensación de que de algún modo la sociedad trivializa las experiencias femeninas, que no se consideran tan relevantes o vitales como las de los hombres, y me niego a aceptarlo”.
overshare
¿Qué creéis? ¿Es una cuestión de género? ¿Comparte más fotos Paula Echevarria (@pau_eche) que David Bustamante(@davibusta)? ¿Necesita más atención de sus fans Justin Bieber que Selena Gomez? ¿Tienes la sensación de que has vivido de primera mano el primer embarazo de Shakira y Piqué y vas a vivir igual de intensamente el segundo? A mi me da la sensación que éstas, como otras parejas del colorín, andan bastante empatados en capacidad de “compartirlo todo” y saturar a sus seguidores.
overshare
De hecho esta última semana hemos vivido el gran ‘OVERSHARE’ de la historia (así, con mayúscula) de la mano del inigualable Robbie Williams (@robbiewilliams). El cantante ha retransmitido casi en directo el parto de su esposa, Ayda Field. No sólo eso, es que además Robbie se dedicó a cantar ‘Let It Go’ o alguno de sus temas más famosos mientras su mujer empujaba para sacar al bebé, echándole unas miradas que congelan el hielo. Cuando el pequeño ya había nacido, Williams le dedicó un baile que subió al momento, para que todos viéramos lo alegre que estaba. Un poco patético, la verdad, aunque muy divertido.
overshare
Lo hemos dicho muchas veces, en las redes sociales no hay límites y es complicado discernir cuando te excedes o cuando spameas a tus contactos. Por eso, lo mejor aplicar el menos común de los sentidos, es decir, el sentido común y dejar de resultar cansino si ves que tus fotos no tienen likes o incluso provocas unfollows.