El hijo de Arnold Schwarzenegger quiere ser tan fuerte como su padre