Cierra la Súper POP: adiós a un clásico de la adolescencia