Doña Letizia, con pieles y sin tapujos