Falcon Crest, 20 años después