Guti, en Ibiza sin Romina, se vuelca en un peludo amigo