Javier de Miguel y Miriam Pérez, besos con deformación profesional