Julia Roberts, entre rodaje y rodaje