Mario Casas, Carmen Lomana y el cambio radical de Úrsula Corberó