Nadal, con el guapo subido, en su fiesta soñada