La alfombra roja de los Emmy le tiene poco que envidiar a la de los Oscar