Las novias reales, según Carmen Lomana