El empalago estival de Carla Bruni y Sarkozy