Quien tiene una lata tiene un tesoro