La nueva mansión de Jennifer Anniston no es nada gótica y siniestra