Paula Echevarría no puede evitar llorar tras la visita a un grupo de niños enfermos de cáncer