Las vidas personales no pueden volver a interferir en el trabajo del hospital