Kardashianadas: lo que ocultaba bajo ese gran gorro negro era... ¡su cabellera rubia!