El Chester, ese sofá británico tan divinity