Mark rompe a llorar desconsolado al leer la emotiva carta de despedida de su todavía mujer, María Lapiedra