La obsesión por el naranja de Trump, Valentino, Julio Iglesias y Christina Aguilera