Un estriptis, una cuenta atrás y un falso directo: las surrealistas Campanadas de Irma Soriano