Sus gestos, sus bailes y su voz: analizamos de cerca los motivos por los que el Duque es irresistible