De una transferencia inmediata a una tele de 25 pulgadas: las exigencias y condiciones de Kiko Rivera para sus bolos