Kiko y Sofía están muy enfadados con la prensa