Diana Aller: “Tener a Anabel es lo mismo que tener un ficus”