Sergio Ramos, su antes y después: desde la melena de sus orígenes hasta su barba y su moño de ahora.

Sergio Ramos comenzó a jugar al fútbol cuando era muy pequeño con un look muy característico.

Cuando comenzó a jugar en el Sevilla su larga melena ya era la estrella de su look.

Aunque su verdadero debut llegó en el año 2005.

Su melena siempre ha sido su seña de identidad, al igual que sus tatuajes.

A partir del 2010 vimos a un Sergio Ramos con una nariz mucho más perfilada.

Y en el 2012 decidió cortarse la melena.

Al año siguiente decidió pasarse al rubio.

Y, también, siguió haciéndose tatuajes por todo su cuerpo.

En el 2016 se puso la raya a un lado y se dejó barba.

Al año siguiente decidió dejarse crecer el pelo.

Ahora, lleva moño y se ha dejado una barba poblada.