¿Rodar con Ryan Gosling? La envidia (sana) se llama Ana de Armas