Una boda, una pérdida y nuevo equipo: verano movidito para Adrián González