Primer reto: preparar un cupcake que haga homenaje al lejano oriente