Can Yaman visita Divinity: cómo viví las horas que pasé cerca del galán turco