Un matrimonio, cuatro hijos, un sótano abandonado y setenta metros cuadrados