Compra una propiedad y conviértete en arrendador para pagar tu deuda