La fortuna de Karl Lagerfeld cuando él muera es para...¡su gata Choupette!