El nominado Pablo Alborán y su elegante mascota, preparados para los Goya