La investigación del asesinato de Ozan se queda en punto muerto