Natalia Sánchez, desesperada porque su hija sigue tomando el pecho con casi tres años