¿Ojos en las manos y piernas en el cuello? El surrealismo llega a la moda