Flúor, estampados, mechas californianas... La moda surfera toma la ciudad