Aitana y Miguel Bernardeau dan un giro a su relación: del silencio a los gestos de cariño públicos