Cristiano, el famoso más egocéntrico