El abrazo Chenoa-Bisbal o cómo seguimos prendados de una relación 'vintage'