Esther y Marlene... ¡no saben quién es Valentino!