La relación entre Eliza y Jonathan no empieza con buen pie