Miguel Ángel Silvestre: año nuevo, ola nueva