Alaska y Mario Vaquerizo: de rojo y ceñida va la novia