Del perro depresivo de Jennifer Aniston a las sonrientes mascotas de Paris Hilton