Lomana en Ibiza: Aquí se olvida hasta la crisis