Vanidad descubre un Ricky Rubio fanático del hip hop y el golf