La belleza latina no es asunto baladí